Cómo vender una propiedad

Cómo vender una propiedad

¿Por qué quieres vender una propiedad?

Cuando nos damos cuenta de que queremos vender una propiedad, y antes de empezar a publicarla en Internet y comentarlo a los conocidos, es importante que dediquemos un momento a la reflexión de algunos factores que influyen en el proceso para desenvolvernos mejor y hacerlo bien.  

En primer lugar, pensemos en los motivos que nos llevan a esta decisión.

Por la familia

Es lógico que tengamos que estar cómodos en el lugar en el que vivimos, para que nos llene de bienestar y tranquilidad. Si la vivienda se nos ha quedado pequeña, porque viene otro integrante de la familia, o si más bien los niños han crecido y ahora la casa es demasiado grande, o ha habido una separación o  se ha recibido la casa como una herencia…

Por motivos económicos

Puede que hemos logrado mayores ingresos y ahora queramos un hogar más cómodo. O que, al contrario, estemos haciendo demasiado esfuerzo para pagarla, y nos planteemos dejar de hacer esa inversión.

Por el trabajo

En la actualidad, puede que un día trabajemos en un lugar y al siguiente tengamos que mudarnos por mejoras laborales o porque sencillamente queremos vivir más cerca.

«No tengo prisa»

Estas razones, ya sean laborales, económicas o familiares, nos llevan a fijar un tiempo límite en el que la propiedad debería estar vendida. ¡Ojo con la típica frase, “no tengo prisa”! Equivale a que dijéramos que no queremos vender la casa en este momento. Si nuestros motivos son bastante claros, y ya hemos determinado que la venta tendría que producirse en determinado tiempo, puede que al comienzo sintamos que “no hay apuro”, que todavía quedan días. Pero lo cierto es que van pasando, y cuando menos lo esperemos puede que se termine  haciendo una bajada de precio increíble solo porque ha llegado la fecha en que verdaderamente necesitamos venderla de forma urgente.

Factores a considerar para vender una propiedad

¿Cuál es su situación?

Dónde esté ubicada la casa es importante para saber qué tan demandada puede llegar a ser. Las propiedades en zonas tranquilas y bien conectadas, céntricas, o turísticas pueden venderse primero que aquellas que están muy alejadas. También influyen las vistas o si tiene un buen jardín. Estos detalles añaden valor a su propuesta inmobiliaria.

¿En cuánto vendes la propiedad?

El precio es la clave para vender la casa pronto. Nuestras estadísticas reflejan que las propiedades vendidas más rápido son las que tienen el precio adecuado al mercado desde un primer momento. Cuando ponemos el inmueble en venta por más de lo que sería su precio recomendado, tardará más en venderse y finalmente acabaremos haciéndolo por mucho menos de lo que en un principio debería haber sido. ¿Quieres leer más sobre la valoración inmobiliaria? Haz clic aquí.

El agente inmobiliario que venda la casa y las acciones de marketing que incluyan su servicio

Los agentes que muestran buenas prácticas en el mercado inmobiliario, tienen una red de contactos fuerte y son expertos locales pueden ayudarnos a vender la propiedad más rápidamente que aquellos que cobran menos pero también hacen mucho menos por la misma. Preguntémonos ¿qué está dispuesto a hacer nuestro agente por aumentar la visibilidad de la vivienda en el mercado? Mientras más notoriedad logremos según el plan de marketing que empleemos, mucho mejor para nuestro propósito.

¿Cómo está la casa?

Las viviendas en buen estado, nuevas o recién reformadas con la última tendencia del mercado suelen tener ventajas sobre las de segunda mano. Más allá de la antigüedad, lo importante es que la casa esté en buenas condiciones y no tenga desperfectos. Una reforma podría aumentar el valor de la propiedad, y algunos arreglos podrían hacer una gran diferencia. Si estás pensando en por qué ejecutar una reforma para mejorar la posibilidad de venta del hogar, haz clic aquí.

Hay cosas sobre las que no podrás hacer nada. Si es muy antigua, está mal orientada o si se encuentra ubicada en un vecindario determinado. Pero hay otras acciones que pueden hacer brillar al máximo tu hogar y así reclamar la atención de sus futuros dueños. ¿Recuerdas esa famosa frase “sólo hay una oportunidad para dar una buena primera impresión”? Pues en este ámbito aplica. Y mucho.

Jardines y piscinas

Normalmente es lo primero que podemos apreciar al visitar una propiedad (en caso de que lo tenga). Mantener un jardín arreglado, limpio y sin malas hierbas es importante. Si hay una piscina ¡que esté limpia, o causará justo el efecto contrario que buscamos! También hay que cerciorarse de que la puerta esté bien, presentable, sin arañazos ni desperfectos.

Se valora la sensación de amplitud y limpieza

Hay que quitar muebles innecesarios, despersonalizar el hogar, y hacer que el posible comprador pueda verse a sí mismo allí. Quitemos cuadros familiares, retratos, trofeos, medallas, fotos… Y hagamos más “ligero” el espacio. Hay que ordenarlo lo mejor posible y tenerlo limpio para evitar que el comprador sienta agobio al entrar. Si las paredes tienen pintura muy vieja o sucia, es bueno pintarlas de colores neutros (una inversión que se recupera al venderlo rápido). La cocina y los baños son lugares claves para mostrar, es imprescindible que estén limpios. Antes de una visita, repasemos las juntas de la cerámica, freguemos los suelos, recojamos el lugar para que se pueda apreciar bien cada rincón del mismo. Lee más sobre Home Staging aquí.

¡Que se haga la luz!

Un factor muy determinante en el bienestar que se percibe en el hogar es la luz natural que hay en él. Abramos las ventanas para que se vea brillante. Si lo muestras al caer la tarde, compra bombillas de alta potencia y deja ver toda la luminosidad del lugar igualmente. También es recomendable revisar que todo funcione. Que no hayan luces parpadeantes o grifos goteando.

Que se sientan como en casa

Cuidemos hasta el más mínimo detalle de nuestro entorno. Por ejemplo, pon la mesa, haz que haya buenos olores en el ambiente y que esté bien ventilado. Se recomiendan las flores frescas, el aroma a café, magdalenas o pan horneado.

¿Cómo fijar el precio correcto?

Es tentador pedir más de lo que realmente conviene al vender una propiedad. Sin embargo, además de las acciones de marketing, el precio correcto es uno de los factores más influyentes para que sea rápido y con las mejores condiciones del mercado. Si el precio está más bajo de lo que debería, perderemos dinero. Y si está más alto, como lo explicamos antes, también. A pesar de que el mercado inmobiliario es muy cambiante, vamos a determinar cuál es el mejor punto de partida… ¿Basándonos en qué?

En qué se basa el precio de tu vivienda

Hay criterios para definir a qué precio de partida podemos comercializar la vivienda, sabiendo que es competitivo y que tendremos buenos y rápidos resultados. Se puede basar en el mercado, en la competencia, la financiación actual, en cómo está la vivienda, percepción del comprador o la situación. Por otro lado, no se puede basar en lo que necesitemos, en lo que hemos gastado en ella, lo que se quiera obtener por ella de forma arbitraria, lo que vale la casa que quieres comprar, lo que ha dicho el vecino o el valor sentimental que tiene para ti. Si requieres ayuda con esto en particular, solicítala a agentes experimentados con buenas herramientas de investigación de mercado y experiencia. Por ejemplo, en RE/MAX Golden Mile somos expertos en ello.

Seguimiento: ¿cómo saber si el precio ha sido el correcto?

Existe un indicador rápido y confiable: la actividad de los compradores potenciales. Es decir, el número de consultas, visitas y ofertas. ¿Cuántas consultas hemos recibido? Y cuántas visitas, a su vez, han salido de estas consultas. ¿Y cuántas ofertas hemos tenido por la propiedad? 

La negociación y el cierre

Entramos en el proceso de recibir ofertas, contraofertas, idas y venidas, hasta que se llegue a un acuerdo entre un posible comprador y tú para lograr vender una propiedad. No entres en pánico. Puede ser algo largo e incluir términos y situaciones a las que no te habías expuesto nunca. Es un momento en que se aclararán dudas, condiciones de compra y consideraciones técnicas, impuestas por ley. Se revisará la documentación inmobiliaria, por ejemplo, el hecho de que la vivienda esté inscrita en el Registro de la Propiedad, que la información catastral coincida con lo que el comprador ha visto de la propiedad o que la misma no tenga cargas o afecciones que pudieran afectarle más adelante. Lee más sobre documentos que necesites en este artículo del blog AmperVillas sobre esto.

Si el comprador necesitase financiación bancaria, que es algo frecuente, vendrá un tasador de la entidad que proceda a la operación a verificar que el préstamo no supere el 80% del valor de mercado de la vivienda.

Contrato de Arras

Este importante contrato da formalidad en un ámbito privado, entre el comprador y el propietario, a la compraventa y expondrá todo lo que se haya acordado por ambas partes. Que el contrato de arras esté bien redactado es fundamental.

Momento del cierre

¡Y llegamos a notaría! Allí se realiza la reunión con el notario y se firman los documentos que sean necesarios para transferir la propiedad al comprador. Si quieres leer más sobre la notaría, lee este artículo. Y si quieres saber cuál es el rol que cumple el notario, lee este.

¡Si nunca lo has hecho, puedes ahorrar mucho tiempo y quebraderos de cabeza contratando los servicios de un agente profesional de RE/MAX Golden Mile! De esta forma, podrás dejarlo en manos de asesores que te ayudarán a que todo vaya como la seda. Lee este artículo sobre nuestra garantía de servicio profesional. ¡Contáctanos!

Esta públicación tiene 2 comentarios

  1. Tengo u a propiedad en Chayofa que deseo vender.
    Quisiera saber la mejor valoración por parte de Remax Golden Mile.

    1. Hola Jaime, ¡gracias por tu comentario! Nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Deja un comentario

Cerrar menú