El valor de mercado y el precio de una propiedad: ¿es lo mismo? No. Con frecuencia, el precio y el valor de una propiedad se suelen confundir. El precio se considera más bien algo subjetivo… Podemos escuchar de propietarios decir “quiero vender a este precio porque me gasté mucho dinero en la casa y quiero recuperarlo” o “llevo toda mi vida viviendo aquí y tiene mucho valor sentimental para mí y mi familia, por eso le pongo ese precio” o bien “quiero dar una vuelta al mundo y por eso este pequeño piso debe costar esto” (bueno, tal vez ésta última frase no se escuche tanto, pero la idea está allí).

Si un precio no es justo con lo que hay a su alrededor, con lo que pasa en el mercado o con sus propias características, puede que tarde mucho en venderse, o más bien que sea casi invisible a los ojos de compradores potenciales. Lo cierto es que hay muchos condicionantes más bien objetivos que sí podrían determinar el valor del mercado de una propiedad en un momento concreto, y otros que no. Si quieres descubrirlos, sigue leyendo.

¿Qué es el valor del mercado?

El valor de mercado, por otro lado, es la cuantía estimada por la cual se podría intercambiar un activo o bien entre un comprador o un vendedor. Se condiciona porque en ambas partes estén actuando con honestidad, sin coacción ni vínculo entre ellos. Es decir, viene dado por la oferta y la demanda del mercado en un momento específico. En otras palabras, el valor de mercado es el punto de encuentro entre los intereses del comprador y del vendedor, como se puede leer en este artículo. Según la página de la Sociedad de Tasación, para que se dé el valor de mercado el precio del inmueble tiene que tener una estimación razonable.

¿Qué influye?

Además de las condiciones del mercado, como se comenta en el vídeo y también este artículo, hay muchos factores que pueden influenciar en el valor de un inmueble. Por ejemplo, las que se enumeran en el artículo, como las posibles cargas que hayan sobre el piso. Entre ellos, están:

La ubicación

Una de las cosas que más se valora de un piso es su ubicación. Puede ser que esté en una zona muy bien localizada, con todos los servicios cerca. Tales como colegios, supermercados, buena comunicación, transporte… O bien, si es un lugar que recientemente empieza un proceso de desarrollo, o si hay mucha vida nocturna por su proximidad a locales abiertos de noche, o si está más apartado pero por ello resulta muy tranquilo. Con los años pueden haber muchos cambios en este sentido. ¡Todo esto puede influir!

¿Es nuevo o antiguo?

Es otra de las variantes en el tema. Si es muy viejo, se realizarían estudios pertinentes para saber lo que haría falta reformar o mejorar. Este coste se suele restar del precio. Si el edificio ya ha sido reformado o no, qué propiedades hay en los alrededores y qué tan recientes son… Si te interesa saber por qué es bueno hacer una reforma antes de vender un pis, lee el siguiente artículo.

 

La posibilidad de ahorro

Una vivienda mejor puntuada en cuanto a certificación energética es mejor valorada, así como el uso de buenos materiales que faciliten el ahorro de energía, o aislantes que incentiven la reducción de la contaminación causada por ruido. También, el hecho de que la casa sea luminosa (por sus ventanas y su orientación) ayuda a prescindir de la electricidad en muchas ocasiones del día a día.

El espacio y los extras

¿Cuántos metros cuadrados son realmente aprovechables? ¿Se les podría modificar para sacarle más partido al espacio o son pasillos? Este tipo de condicionantes también so muy valorables de cara a las necesidades que se le pueden ir presentando al posible comprador. Asimismo, si el lugar cuenta con garaje, trastero, o si la vivienda está cerca del mar, o si tiene vistas espectaculares, un ático o terraza, o si cuenta con un lindo jardín suelen ser características importantes.

Sí influye en el valor del mercado

  • El estado de la propiedad
  • Ubicación
  • Qué sucede en el mercado actual
  • La competencia
  • La financiación actual

Pero lo que no influye…

Por otro lado, el valor de mercado no se fija en función de situaciones personales, en las ganas de recuperar lo que se ha gastado en ella, en lo que se necesita, lo que se quisiera recibir por el valor sentimental que tiene, lo que vale la casa que se quiere comprar, o en opiniones de terceros.

La importancia de que el precio sea correcto

El agente con el que decidas vender tu casa puede hacer una diferencia dramática en si la vendes rápido o a buen precio. Aquellos que son más influyentes en el mercado son los que tienen más contactos de clientes compradores, y mucho prestigio. Es por ello que tu hogar se verá beneficiado de ese posicionamiento también. Son expertos de la zona y pueden hacer un gran trabajo por ti y tus intereses ¡Así son nuestros agentes de RE/MAX Golden Mile! Uno de nuestros valores añadidos consiste en realizar buenas valoraciones inmobiliarias. Lee más en este artículo. Ahorrate quebraderos de cabeza y confía en la experiencia de la franquicia inmobiliaria número uno a nivel mundial. ¡Contáctanos ya!

Click to accept cookies and enable this content

Cerrar menú