LA IMPORTANCIA DE LOS VÍDEOS INMOBILIARIOS BIEN CREADOS

Las imágenes valen más que mil palabras, pero los vídeos valen más que mil imágenes. Un buen vídeo ayuda al posible comprador a comprar más rápidamente.

 

MÁS EMOCIÓN, MÁS CONFIANZA

A menudo, un lugar particularmente bello o la sensación de espacio sólo pueden mostrarse en un vídeo. Los clientes quieren inspirarse emocionalmente y también obtener una breve visión general. A través de los vídeos inmobiliarios, es mucho más posible provocar las emociones del cliente y así generar más interés. Como es sabido, las emociones desempeñan un factor muy importante en toda decisión de compra. Especialmente cuando se trata de la futura casa, en la que quieres sentirte cómodo. La presentación en un vídeo muestra una propiedad desde el mejor lado, y pone de manifiesto el encanto y la calidad. Además, los vídeos inmobiliarios profesionales transmiten confianza, tanto para la propia propiedad como para el agente. Esto aumenta la probabilidad de que la propiedad sea demandada y vendida.

 

 

PRESENTACIÓN VIRTUAL

Con un vídeo inmobiliario se pueden presentar las viviendas de forma virtual, como si los posibles compradores estuvieran paseando por las habitaciones. Especialmente en tiempos de pandemias y las restricciones que las acompañan, un vídeo es perfecto para situarse en el futuro apartamento o casa. Con las fotos, a veces es difícil orientarse en el espacio y entender cómo se corta una propiedad.

 

IDEAL PARA LOS CANALES DE LAS REDES SOCIALES

Los compradores potenciales acuden en masa a Facebook, Instagram, YouTube y similares. Con un emocionante vídeo inmobiliario en el formato adecuado, obtendrá más atención y consultas que con las fotos inmobiliarias tradicionales. La duración de un vídeo debe ajustarse en función de la plataforma. En plataformas inmobiliarias como Idealista y similares, el vídeo debe mostrar todas las habitaciones y los alrededores si es posible, pero no debe durar más de 1,5 minutos. En Instagram, Facebook, etc., la capacidad de atención es mucho menor. Aquí se podría subir un video tipo tráiler de una propiedad, que pretende mediante cortes rápidos atraer la atención y el interés en una visita. Se recomienda una duración máxima de 30 segundos. De este modo, la propiedad permanece en la memoria y da ganas de más.

Lydia Von Graevenitz

Deja una respuesta