Comprar vivienda: la documentación inmobiliaria

Comprar vivienda: la documentación inmobiliaria

Comprar vivienda y su documentación

Comprar vivienda es un proceso emocionante y suele representar el sueño de muchas personas. De hecho, casi el 60% de los españoles piensa que es la mejor forma de ahorrar para el futuro según los resultados del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En el momento en que es viable, lo mejor es que se eviten posibles problemas provenientes de una mala gestión.

Con el ritmo de vida actual, entre las responsabilidades derivadas del trabajo, la familia, el día a día, todo se hace mucho más fácil si se cuenta con la asesoría de un profesional que pueda guiar a los futuros compradores. ¿Cómo ayudamos a los compradores? Al apoyarles en el paso a paso, representarlos en sus negociaciones, filtrar los inmuebles que mejor les convengan según sus necesidades…

Hoy queremos ahondar en una de las labores que solemos llevar a cabo las agencias inmobiliarias profesionales al gestionar la venta una propiedad. Y es que, con el objetivo de agilizar el proceso, nos aseguramos de que la documentación esté actualizada. Eso favorece la rapidez de la transacción. En este artículo hablaremos de qué puedes mirar en la nota simple si vas a comprar o vender tu hogar y saber si todo está en orden. ¡Sigue leyendo!

Hablemos sobre qué es la nota simple

Como lo comenta en el vídeo nuestro Broker, Marcello Dodi, la nota simple es la radiografía que se le realiza a la propiedad para comprobar su estado y características en el momento en el que se solicita al Registro de la Propiedad. Lo ideal es que, antes incluso de ponerse en venta, se verifiquen todos los datos de la propiedad en este documento. Este documento refleja la situación jurídica del inmueble.

En la nota simple se podrá ver si hay algún gravamen (hipotecas), carga (embargo, servidumbres) o anotaciones que limiten la toma de posesión del inmueble (usufructos o arrendamientos), como se menciona en el artículo de Idealista. Esto para poder promocionarla de una forma adecuada y constatar si efectivamente se puede vender pronto o se requiere de otros trámites.

En la nota simple de la propiedad

Si vas a vender tu propiedad o comprar vivienda, habrán muchos casos particulares o puntuales. Según nuestra experiencia, revisa en este documento informativo los siguientes aspectos:

  • Titularidad: ¿a nombre de quién está la casa? Puede suceder que, por un mal asesoramiento en el momento en que se adquirió la propiedad en cuestión, quien la hubiera comprado no la puso a su nombre en el Registro de la Propiedad. En ese caso habría que cambiarlo antes de venderla.
  • Descripción de la promoción: Otra de las cosas que hay que mirar en la nota simple es el estado de la propiedad o sus características. Por ejemplo, si una vivienda no ha manifestado el cierre de obra. Aunque ya lleve años construida, se sigue señalizando como “en construcción” y las entidades bancarias podrían negarse en el momento de solicitar una hipoteca por ella. Otro ejemplo es la cantidad de metros cuadrados con la que se cuenta, o los dormitorios que constan. Estos factores han de publicitarse tal y como están en la nota simple, de otra forma se podría considerar publicidad engañosa. De cara a la tasación, igualmente, se tendrán en cuenta los datos de la nota simple y en el momento del contrato de arras, se verificaría que los metros cuadrados expresados en el contrato sean los mismos del documento.
  • Afecciones: como se menciona en el blog de Templo Consulting, se ven cuando la venta de la vivienda está sujeta al pago diferentes impuestos. Son cargos que hay que pagar y que muchas veces ya se han liberado. Es decir, que su estado sea “liberado” o que hubiera prescrito su fecha. Por otro lado los asientos pendientes: documentos a inscribir sobre la finca o el estado en que se encuentran (por ejemplo, anotación de embargo preventiva).

Cargas o hipotecas: en la nota simple se reflejan las cargas e hipotecas que se han inscrito sobre la vivienda. Así como la entidad bancaria a favor de la que se ha hecho, la fecha, el importe y el momento en que se termina de pagar. Todo en un meticuloso orden en que se inscriben. Si desea comprar la vivienda, podrá saber si hay sobre ella una hipoteca en el momento.

Otras averiguaciones

Además de la situación jurídica del inmueble, al comprar vivienda se pueden corroborar otros datos, según Carmen Giménez, abogado titular de g&g abogados para Idealista:

  • Deudas pendientes por tributos o tasas locales: al Ayuntamiento en el que se encuentre la vivienda, y especificar tanto dónde se encuentra la vivienda como el nombre y apellido del antiguo propietario. También, consultando al catastro o su página web se podría revisar la superficie en que está dada de alta (influye en el importe del recibo de IBI). 
  • Investigación sobre servicios y suministros de la vivienda: ver si hay derramas pendientes en la comunidad, o corroborar si los servicios están al corriente del pago ¡cuidado con una posible deuda del anterior dueño! O bien evitar el sobrecoste económico de tener que volver a contratarlos por una baja del suministro.

Si vas a comprar tu hogar, ve los pasos que mencionamos aquí. O si quieres saber cómo va la aplicación de la nueva ley de crédito inmobiliario, lee aquí.

Como hemos comentado con anterioridad, cada caso puede ser particular, puntual y dependerá de muchos factores. Se recomienda el asesoramiento profesional, tanto para ahorrar tiempo como malas experiencias. En todo caso, ¡no dejes de contactarnos! Y tú, ¿añadirías algo? ¡Deja tu comentario!

Deja un comentario

Cerrar menú